jueves, 12 de abril de 2012

Llevo una gabardina roja en los días grises y gafas de sol cuando está lloviendo. Por si en el último momento todo cambia.



10 comentarios:

Melodías Agridulces 13 de abril de 2012, 15:21  

Hay que estar alerta. Las cosas pueden cambiar, aunque deseemos con todas las fuerzas que no sea así :/
Me gusta

AtaqueEscampe 14 de abril de 2012, 10:04  

Siempre hay que estar preparada, al ataque, más si se trata de llover o de salir el sol.

Miss Frenesí 14 de abril de 2012, 17:39  

Por si en el último momento la vida da un giro inesperado :)
Un beso enorme bonita!

Forgotten words 15 de abril de 2012, 17:21  

Pero a veces es esa preparación quien atrae a que eso no pase, no crees??

Pedro R. 16 de abril de 2012, 9:59  

Primavera deslizándose sobre Madrid: nieve en las montañas, lluvia enredada en los cabellos, edificios encendidos de sol recortando un telón de nubes negras. Todo sucede así. Paseamos nuestros destinos sobre asfalto mojado y pétalos

Pedro R. 17 de abril de 2012, 11:03  

Simples giros del destino...

Luna Méndez 19 de abril de 2012, 1:16  

qué breve.
Y qué bueno, j*der!

angeladini 20 de abril de 2012, 11:09  

Aunque todo cambie, me guardo todas esas fotografías que tanto me recuerdan a ti

Florecita 30 de abril de 2012, 3:29  

es que el tiempo está muy loco... eh? qué gusto da leerte =)

emiliano 8 de agosto de 2012, 17:41  

!!!