Querido Sergio

martes, 21 de febrero de 2012

Sabes que sigo enfadada contigo, ¿verdad? No es bonito aparecer en la vida de una persona y conseguir que sobren las palabras. De hecho, es una putada. Con sólo mirarte sabías lo que pensaba, sabías lo que temía, sabías lo soñaba, sabías lo que necesitaba. No hacía falta buscar las letras para explicarme. Hacías que todo fuese fácil. ¿Recuerdas cuando me enseñaste a hablar con la mirada? También me enseñaste que el "perdono pero no olvido" no lleva a ningún sitio. Que lo mejor es olvidar. Pero no me enseñaste a olvidarte. Porque lo que no sabías es que hay ciertas cosas inolvidables. Te convertiste en mi tatuaje. Toda mi piel está grabada con las letras de tu nombre y con cada uno de los momentos vividos. Pero quedaban muchos huecos por tatuar, huecos que esperaban pacientes esos momentos que nos quedaban por protagonizar.
Ahora me he perdido. Y tú ya no estás para encontrarme. Me siento en un lugar donde no hay ni una sola puerta. Y grito porque quiero verte. Tengo ganas de verte hasta cuando cierro los ojos. La gente no se puede imaginar lo dura que se hace la vida sin tus manos acariciándome la cabeza, sin tu sonrisa canalla, sin tu sarcasmo. Todavía pienso que, cuando menos me lo espere, te vas a meter en mi cama para dormir conmigo y contarme tus idas y venidas, tus heridas de guerra, tus esperanzas viajeras.
Quiero contarte que al final lo hice, salté por la ventana (¡valiente!). Estoy viviendo en Madrid. He superado el frío y los temblores (¡ay! qué tontos aquellos que pensaban que temblaba por los grados negativos que marcaba el termómetro). Te encantaría vivir aquí. Conmigo. Aquí hay conciertos cada día. Y monólogos. Y magia. Lo bueno de esta ciudad es que, pase el tiempo que pase, siempre encontrarás un rincón nuevo. Yo sigo explorando. Pero joder, no es lo mismo sin ti.
Has conseguido que odie el mes de febrero con toda mi alma. Estarás contento. Aquella noche fue la más... ¿ves? ahora que no estás, tengo que buscar las palabras y hay algunos sentimientos que aún no han sido descritos. Me partiste en dos. Y una de esas mitades te la llevaste. Y oye, que me parece bien. Un día te la regalé, te dije que esa parte siempre sería tuya. Y lo he cumplido. Pero eso no quita que ahora sea todo mucho más difícil. Que ya no encuentro caminos en línea recta y que las risas enlatadas de las series ya no me hacen tanta gracia.
Que lo que te quiero decir es que te echo de menos. Todos los días. Cada segundo. Que estás presente en cada cosa que hago. Que eres lo más inolvidable que me ha pasado en la vida. Y lo mejor. Que tengo clarísimo que si alguien viniese con una varita mágica y me concediese un único deseo, querría volver a verte al menos una vez más.
Eh, no vale llorar. Te quiero en mi mente siempre con una sonrisa. Así que sécate esas lágrimas y vuelve a recordarme (como puedas, que supongo que los móviles y el email allí no funcionan) que me quieres y que soy la niña de tus ojos.
Me despido por ahora. Te veo dentro de un rato, cuando consiga dormir. Te quiero pequeño. Algún día conseguiré perdonarte que me dejases sola en medio de esta tormenta.

D.

Un día como hoy perdí al mejor amigo que he tenido en mi vida.

13 comentarios:

.E 21 de febrero de 2012, 6:28  

(Llevo pensando un rato que escribir) . . . La verdad es que lo que quería decirte es que yo perdí también al mejor amigo ya hace poco más de un año. No creo que un "te entiendo" valga la pena, todas las perdidas son diferentes.

Me ha encantado tu texto, qué mejor homenaje. Qué gran corazón!

Un beso
E.

A. Vamp 21 de febrero de 2012, 9:22  

Me encanta la forma en que afloras los sentimientos y los pensamientos y que los describas tan profundamente; de veras, esta entrada es muy profunda y me encantan esas cosas, hacen que no pueda parar de pensarlas.

(Ojalá yo me llevara tan bien con el frío)

Un besito muy grande!

esteephs 21 de febrero de 2012, 13:18  

Me has dejado sin palabras. Tus textos son impresionantes :) te tengo que seguir pero YA! eres genial

♥ Anabel ♥ 21 de febrero de 2012, 14:35  

Los sentimientos que vienen desde tan adentro y desde tan lejos a la vez son los más difíciles de expresar. Tu carta es muy tierna. Y seguro que le ha llegado esté donde esté. Porque es la suerte que tienen las palabras, son capaces de viajar... Un besito!

Melodías Agridulces 21 de febrero de 2012, 15:42  

Describiste tus sentimientos a la perfección, y como dijo E., un "te entiendo" no va a cambiar nada, ni hacer menos dolorosa la pérdida.
Leerte fue un placer y casi pude sentirme como vos.

Besos agridulces *-*

CUP OF COUPLE 21 de febrero de 2012, 17:55  

Está bien que lo compartas si te ayuda a sentirte mejor.

G

Ardid 21 de febrero de 2012, 22:38  

Muy lindo y emotivo. Beijinhos.

ele* 21 de febrero de 2012, 22:59  

es triste. pero bonito.
siento su perdida. esto no se comprende hasta que le pasa a uno. :)
seguro que estaría orgulloso de ti.

Lunna Golightly 22 de febrero de 2012, 16:03  

Te acompaño en el sentimiento. No sé qué decir ante este texto tan triste. Supongo que él sabe que si no le olvidas, nunca se habrá ido del todo.
Un besazo :)

Anne. 22 de febrero de 2012, 20:01  

El otro día publiqué un texto tuyo, pero hice una mención a tu blog ( http://skyinthefloor.blogspot.com/2012/02/octubre.html ) Espero que no te moleste, ya una de las últimas entradas hablabas sobre cómo te plagiaban los textos y tal.

Quería decirte, que no sabes lo identificada que me siento con tus textos, que es increíble que puedas plasmar tanto en un pantalla, y que muchísimas gracias por hacer que me entienda a mi misma, aunque eso ni si quiera lo sepas.

Sigue así, que me tienes enamorada de tus escritos.

Me llaman octubre... 22 de febrero de 2012, 20:34  

Hola Anne.

A mí no me importa que cojan mis textos. Es más, me parece un honor increíble. Cada vez que me decís que os sentís identificados con ellos, me muero de la emoción. Lo que me molesta es que se adjudiquen la autoría. Han sido muchos los que han contactado conmigo para pedirme permiso para utilizar mis textos en trabajos personales, o mis fotos! Y nunca he puesto ningún impedimento.

Así que no sólo no me molesta que lo hayas hecho, sino que además te doy las gracias por tus palabras :)

Un beso!

PD: gracias a todos por vuestras palabras. Prefiero no decir mucho más al respecto ya que hay poco más que añadir. Gracias por seguir estando ahí después de tanto tiempo.

Crïs November 23 de febrero de 2012, 16:24  

Sólo te digo que me has emocionado como hacía tiempo que unas palabras no lo conseguían.
Me he metido de algún modo en tu piel, y le he extrañado con tanta fuerza, como si le conociera de toda mi vida.
Y enhorabuena por abrirte en canal al mundo con tanta sinceridad y por haber sido tan valiente de instalarte en Madrid para luchar por tus sueños.

Juliette. 23 de febrero de 2012, 23:00  

Muchas veces he pensado que sería de mí si perdiese al mejor amigo que tengo en mi vida, y confieso que es de las pocas veces que sé llorar.
Así que, no tengo palabras, porque es exactamente lo que sentiría si me pasase, y que, siempre nos quedará la sonrisa que nos dejaba al final del camino.
Un abrazo, Octubre.