jueves, 23 de junio de 2011

Todas esas cosas que me cuestan tanto hacer pienso quemarlas esta noche en la hoguera. Escribiré en un papel las promesas que se quedaron por cumplir, los recuerdos que no llegaron a serlos porque nunca ocurrieron, lo amargo de las no despedidas (sí, son más amargas que las despedidas a secas), las medias tintas y ese último abrazo que nunca llegué a darte. Hoy todo eso (y alguna cosa más) se convertirá en cenizas. Y... ¿notas eso? Hace viento.

9 comentarios:

Ardid 23 de junio de 2011, 17:35  

Buena forma de empezar otra vez. Beijinhos.

tránsito inicial 23 de junio de 2011, 21:40  

Es mejor asi,esta noche es la ocasión
saludos

susy luk 23 de junio de 2011, 22:06  

el fuego arrasa con todo lo que no se quiere...
el viento lo dispersa!
y lo que quedan son nuevos amaneceres!

Eva y la manzana 23 de junio de 2011, 23:00  

El verano nos trae todo nuevo, aprovecha.
Un beso

Sweet_Nightmare 25 de junio de 2011, 1:36  

Es triste hacer este tipo de cosas, pero en ciertos momentos se hace inevitable. Suerte!

Petite Mademoiselle 25 de junio de 2011, 12:05  

Me alegra leerte otra vez.

N 29 de junio de 2011, 16:35  

Mejor no dar últimos abrazos; significa que habrá más.
Te sigo!

Forgotten words 4 de julio de 2011, 12:02  

Me siento muy identificada con tu texto y estoy totalmente de acuerdo que las no despedidas son mucho peor que las despedidas, y lo son porque aunque se suponga que ya has dicho adios tu corazón aun no quiere irse, y lo peor de todo no puede, lo que hace que siempre mantengas una pequeña esperanza a que esa despedida nunca se hubiese hecho

Petite Mademoiselle 4 de julio de 2011, 17:36  

Que las cenizas recorran el mundo entero y todo lo quemado pueda vivir en alguien que lo quiera.