domingo, 7 de febrero de 2010

Odio esta manía que tengo de escribir cada vez que te marchas. Debería escribir más cuando te tengo cerca. Pero es que prefiero mantener mis manos ocupadas en memorizar cada uno de tus rincones. Siento que no te conozco. Que tengo millones de preguntas que hacerte.

¿Podrías columpiarte en mis pestañas? ¿Has reído hasta llorar? ¿Has corrido por el aeropuerto? ¿Has presenciado cómo una ciudad ha desaparecido con el frío? ¿Has conseguido que reaparezca con sólo un beso? ¿Tienes cosquillas detrás de la rodilla? ¿Te gusta el cielo con nubes? ¿Café sólo o con leche? ¿Patinaste cuando eras niño? ¿Has jugado con tu dedo y una bola del mundo a adivinar todos los lugares a los que viajarás? ¿Recuerdas cómo se movían sus labios cuando te decían te quiero? ¿Has sonreído al tocar las sábanas frías? ¿Te has quedado en la cama toda una mañana? ¿Si cierras los ojos puedes oler las tardes de verano? ¿Te contagiaste del naranja de otoño? ¿Sonríes a los desconocidos? ¿Eres capaz de escuchar una canción 15 veces seguidas sin cansarte? ¿De qué color son sus ojos cuando se despierta? ¿Y cuando te miraba? ¿Has perdido mil horas por vivir un sólo instante? ¿Bebes coca-cola? ¿Te has enamorado hasta perder el sentido? ¿Te han ganado con sólo una palabra? ¿Tienes memoria de pez? ¿Tienes memoria fotográfica?

¿Cuánto tiempo llevas esperándome?

10 comentarios:

moontseta 8 de febrero de 2010, 9:51  

^_^

Eterna 8 de febrero de 2010, 14:50  

Es más fácil escribir en soledad. Y no hay más soledad que cuando él se va.

Diario de nuestros pensamientos 8 de febrero de 2010, 15:14  

cuanto tiempo llevo esperandote?
TODA LA VIDA

Roberto Anki 8 de febrero de 2010, 16:15  

esperar...Todas las vidas.

Scarleth 8 de febrero de 2010, 16:52  

Me encantaría hacer esas preguntas a alguien, sin duda..

Yo también escribo más cuando él no está que cuando estoy con él...

y está bien, porque sólo así nos damos cuenta que aún no lo conocemos, sólo así nos damos cuenta que no nos conocemos, sólo así nos encontramos con nosotras mismas y nos damos cuenta lo que él significa para nosotras, cuando él no está...

Laura 8 de febrero de 2010, 21:40  

Me encanta :)

Sigo pensando que con la soledad y con el vacío, se escribe todavía mejor. Es una "pena", pero es así...

...pero seguro que algun dia le haces esas preguntas a alguien pequeña.

besitos.

MaRiSa 8 de febrero de 2010, 23:38  

Cuando sabes las respuestas a cada una de esas preguntas...y parece imposible que llegue el momento en el que las miradas se crucen...¿qué se hace en esas situaciones??
Me encanta el texto como siempre, besos

Bellaluna 9 de febrero de 2010, 9:27  

Vas a terminar por hacer que sueñe contigo, que te quiera a muerte, que mire los ojos de la gente por las calles hasta reconocer los tuyos aunque sea en otra. Me inundas el cuerpo de melancolía. Tengo nostalgia de nuestro futuro. Hazle fotografías al aire, a los sentimientos, a la materia de la que están hechos los sueños.

Pintamonadas 9 de febrero de 2010, 14:58  

pues no te quedes con todas esas preguntas en la recámara:)

karma piñones 5 de marzo de 2010, 18:02  

bravo!