Dedos entrelazados

sábado, 13 de junio de 2009

¿Recuerdas cuando nuestro sueño se hizo realidad? Era aquella época de ideales a flor de piel. Cuando el tiempo lo medían los besos que nos dábamos y las pesadillas se traducían en abrazos embusteros.
Deja que te espere en la esquina de tu calle. Deshojando margaritas bobas que no saben decirme lo que me conviene o lo que no. Deja que siga enmarañando mis pensamientos entre tu pelo y que me emborrache con tu boca cada vez que la miro.
Dame de beber aquel refresco que no quisiste por ser demasiado burbujeante. Yo necesito de esas burbujas para seguir a flote. Tómate un segundo, tómate un respiro. Aprende a oír y a escuchar, porque lo uno no es sin lo otro.
Aún sigo cantando aquella melodía estúpida que tanto te gustaba. Y sí, eres muy observador: los recuerdos me han vuelto a embargar. Es curioso cómo el paso del tiempo es tan traicionero. La tranquilidad de mi conciencia se ve perturbada por los besos que no te di, por las veces que decidí no darte ni un pequeño trozo de mí, por los te quiero vacíos, por esta frialdad en la que me he convertido.
Seguiré mirando la lluvia a través de la ventana. Y seguiré sintiendo que cada nube es un plan. Pero también seguiré preguntándome de quién te vengabas todo el tiempo que me mantuve a tu vera.

Tengo sueño. Hoy, tengo un sueño.

5 comentarios:

G. F. Degraaff 13 de junio de 2009, 4:51  

Es duro... sentir que no has dado todo, pero, quizá suaviza un poco pensar que has amado y entregado mucho, nadie te quitará eso... Podrás volver a hacerlo, sin dudas, y mejor... abraza la luz del nuevo día chica! sonríe por cada mañana bella que puedes presenciar y por la intensidad que tu amor ha logrado... brindo por todo eso! salud!

Momo 13 de junio de 2009, 13:40  

Cuando menos te lo esperas, vuelven los sueños que creias olvidados a tocar la puerta. Cambiasteis el mundo con vuestros besos, y fuisteis superheroes salvandoos el alma. Como duele que quizá nunca más pase..
a mi tambien me taladran los ojos sueños imposibles, sobre todo por las noches. Duele.
Un beso hermosa :*

rOo RAMONE 15 de junio de 2009, 16:31  

medir el tiempo con besos...
*_*

Dara Scully 15 de junio de 2009, 23:57  

Las margaritas no suelen saber nunca lo que nos conviene. Los sueños, esos son otra cosa. Si se tiene uno, hay que seguirlo, a pasitos chiquitines.



un miau de mermelada de naranja para ti :)

Fractured hand. 16 de junio de 2009, 21:56  

Odio el tiempo, los recuerdos, le odo a él y a cada una de las cosas que hacen que le recuerde.
Pero sin eso, no sería yo.

Me encanta, nosé como no te seguía desde hace tiempo...