jueves, 18 de junio de 2009

Cuando te enamoras todo se para. Es como si alguien le hubiera dado al stop. Y todo lo sentimos más a flor de piel (que no real). Volvemos a aquella infancia de algodones de azúcar en la feria de verano de aquel pueblo donde diste tu primer beso. ¿Lo recuerdas?
Cuando te enamoras todo te sabe a crepe caliente con sirope de chocolate: empalagoso al cien por cien pero extremadamente delicioso (detesto esta palabra). Y no te importa pringarte de chocolate caliente. No te importa derretirte como ese chocolate y mancharte... pese a que sabes que hay ciertas manchas que no se quitan.
Y te subes en los autobuses y te fijas con más ahínco en las miradas de esos pasajeros que te acompañarán durante unos minutos o unas horas. Ytodoesdecolorderosa.
Cuando llega el amor (o eso que tú crees que es amor) las tormentas de verano se meten entre tus sábanas para empaparte y protegerte del calor sofocante que está haciendo. Y los pensamientos ya no son negros, ni verdes, ni morados. Ahora son blancos. Impolutos. Porque cuando te enamoras, en el fondo lo tienes todo claro.
Pero no hay que olvidar que alguien le ha dado al stop en esta canción. En algún momento el show deberá continuar (putas ganas de seguir el show).

Y nos olvidamos del resto. Y Sergio no iba a ser menos. Se olvidó de él, se olvidó del mundo. Se envolvió en su magia, y perdió... Así de sencillo. Esta vez perdió mucho más que el corazón. La perdió a ella.

Y ahora tenemos que aprender a darle al Play.

8 comentarios:

Yo, la que olvidaste.- 18 de junio de 2009, 20:09  

Hermoso escrito Octubre!
ahahah... me emocionó =(
Escribes muy lindo, tus palabras saben tocar al corazón!

Fuerza!

Desde mi mundo te envio un Abrazo.-

Mi vida sin mi 18 de junio de 2009, 22:22  

...flotar en una nube y descubrirte sonriendo a todas horas y por todo...

"...ni de continuar mintiendo..." ;)

Fractured hand. 19 de junio de 2009, 0:11  

Cuando de enamoras todo es la vie en rose. Pero siempre hay algún capullo que rompe la cinta.

Salvador 19 de junio de 2009, 0:55  

:)

eliú 19 de junio de 2009, 5:46  

aquellos días.

Chocolate 19 de junio de 2009, 7:00  

Que tontos nos ponemos cuando nos enamoramos, que hasta olvidamos al que tenemos al lado, nos enamoramos del amor, de la ilusión, idealizamos al que tenemos al lado y al amor, nos perdemos, por eso prefiero el amor real, ese terrenal, el que te hace feliz y también a veces sufrir.
Me encantó la última frase!

:)
au revoir

Pedro R. 19 de junio de 2009, 9:08  

Ay, el amor: una frágil enajenación transitoria...

La fragilidad de los vínculos humanos, el sentimiento de inseguridad que esa fragilidad inspira y los deseos conflictivos que ese sentimiento despierta, que provoca el impulso de estrechar lazos, pero manteniéndolos al mismo tiempo flojos para poder desanudarlos.

Relaciones humanas, mujeres y hombres desesperados al sentirse fácilmente descartables... Oscilación entre el sueño y la pesadilla.

Es amor líquido, amor que no existe porque el otro no es más que palabras inteligentes y sensibles asociadas a un rostro bello con unos ojos muy transparentes, verdes y limpios. Deseo. Un perfil lleno de mis propias reminiscencias, en las cuáles uno se reconoce lleno de lo más íntimo de la distancia interior hasta los sueños, y su locura. ¿Qué significa lejos? Significa frágil, como ese amor si existiera.

Perdona la palabrería... adoro tu palabra.

Un beso. Ay, el amor.

Elianne 19 de junio de 2009, 21:57  

me ha encantado :)!!
es serio es muy bueno ..haber si actualizo yo que llevo un año sin escribir con los exámenes..


Violetcarsons.