viernes, 22 de mayo de 2009

Siempre he dicho que a mí me hace daño quien puede, no quien quiere. Y quienes pueden hacerme daño son aquellos a los que adoro... a los que quiero de verdad.

Debo quererte demasiado porque ayer me hiciste mucho daño.

2 comentarios:

DIAVOLO 26 de mayo de 2009, 21:18  

Estoy leyendo tu blog, y me está gustando mucho. Pero me he detenido a comentarte precisamente aquí porque es un texto tan corto como intenso, y dices algo que he sentido demasiadas veces.

Un beso... y ojalá que no te hagan más daño.

Daniel 27 de mayo de 2009, 13:50  

Totalmente de acuerdo con el anterior comentario. Corto e intenso. Yo creo que eso es algo que nos pasa, o nos ha pasado en alguna ocasión, a todos... Quien quiere hacerte daño no siempre lo consigue, porque no siempre te importa lo que diga o haga. Es quién es alguien en tu vida el que puede dañarte, consciente o inconscientemente, a veces.