Qué bien el verano...

miércoles, 22 de agosto de 2012




Querido Nadie:


Me encantaría decirte que ha sido fácil. Que todo salió como lo había imaginado. ¿Pero cuándo ocurre eso realmente? Madrid me esperaba y yo estaba dispuesta a seguir enamorándome de cada rincón de esa ciudad. Me dio mucho más de lo que buscaba. En esas calles me encontré (sola, pero me encontré). Aprendí el significado de la palabra "escoger". Quité caretas y supe quiénes estaban realmente al otro lado del teléfono, al otro lado del espejo o a cientos de kilómetros de mí (pero ahí, siendo). Esa ciudad ha sido testigo de cómo creí haber encontrado a ese alguien que consigue pellizcarte el alma (contando los días que quedaban para que los kilómetros se convirtiesen en palmos). Pero siempre me equivoco. Siempre, siempre, siempre. No era él... quien realmente era, estaba mucho más cerca de lo que yo pensaba.
He llorado. He llorado hasta creer que me moriría de pena o de deshidratación. He sentido que no era lo suficientemente buena para nadie. Me he enamorado. Sí, Nadie, me he enamorado. He estado enamorada como hacía años que no lo estaba. Me ilusioné, me dejé llevar. Yo, que nunca lo hago... Y me rompí. Es increíble la cantidad de pedazos de uno mismo que podemos llegar a encontrar esparcidos por el suelo de una habitación.
Pero no todo ha sido malo. Tengo la capacidad de encontrar gente que me ayuda, ¿sabes? Gente que sin pedir nada a cambio, son capaces de quedarse despiertos contigo durante horas hasta conseguir que las lágrimas no salgan.
Mi idea de verano perfecto estaba muy lejos de lo que realmente ha sido. Yo quería orgasmos en tres ciudades distintas. Quería besos en las esquinas y abrazos por sorpresa. Y, ¿sabes?, parecía que iba a ser así. Por un momento pensé que esta vez sí que me moriría de amor. Que era ÉL. Así, en mayúsculas. Que iba a ser fácil. Qué ingenua, ¿verdad? Nunca son fáciles las cosas y rara vez son como imaginábamos. La perfección suele estar demasiado lejos de la realidad.
Lo bueno de buscar planes en las nubes es que los encuentras. No he tenido el verano que había soñado, pero he cantado a gritos "Lija y terciopelo" saltando en una cama de un hotel, con ELLA. Me he bañado en piscinas por la noche. He bailado encima de mesas de madera cantando "Fiesta pagana", con cerveza en una mano y mis amigas en la otra. He estado con desconocidos, en algún pueblo del oeste de Andalucía, cantando con guitarras haciéndome sentir como en casa. He estado en un barco, mar adentro, dejándome curar el alma (que es algo complicado). He sacado de mi vida a gente que no merecía mi pena. Y he dejado entrar a otros. He hablado por teléfono hasta las cuatro de la mañana. He dicho "hasta luego" a Madrid y me he vuelto a enamorar de Málaga. Me he disfrazado de Súper Heroína y, durante un ratito, me he creído capaz de todo. He descubierto que la distancia entre Barcelona y Málaga pueden ser escasos milímetros cuando ella y yo sabemos que juntas podremos con cualquier obstáculo. También he comprobado cómo, del dolor más profundo se puede sacar algo tan jodidamente mágico como una gaditana-sevillana. He reído. He llorado. Me dejé llevar demasiado (de ahí esta gran caída). He visto "Blue Velvet" con mi amigo (con todas las letras) estando él en el norte y yo en el sur. No he visto estrellas fugaces para pedir deseos, pero tampoco las necesito. He vuelto a brillar. He ido a la playa. Me han regalado palabras como "Puedo presumir por tener habitación con balcón en su corazón, con vistas a su alma. Ella tiene un loft en el mío con piscina de agua malagueña" o "ERES".
He comido en restaurantes japoneses. He probado un daiquiri por primera vez. He seguido en contacto con mi amigo que está en Canarias. He hecho reír a un bebé de cuatro meses que ha hecho que me lo replantee todo (mi sobrino). He maquillado a un hombre. He visto el mar con otros ojos. Y me ha hablado. He quemado una carta despidiéndome de lo que finalmente no fue. He aprendido a sacar las cosas de dentro. He perdido el miedo. He gritado hasta quedarme sin voz en conciertos. Las barbacoas son para el verano. Este año cumplo 26. Las cifras suman 8. Un infinito vertical. Este año va a ser mágico. No ha sido el verano que quería, pero ha sido un verano cojonudo. Y aún no ha terminado. Este verano tiene varios nombres: Sabela, Pitu, Vanesa, Ángela, Virginia, Omar, Penélope. Que sigáis en otoño. Y en invierno. Y en primavera.

Y aún no ha terminado. Ay qué bien, Nadie... qué bien el verano.



Se enmarañan hasta las patas de araña en su pelo.
Cuando besa tiembla el suelo,
y soñaba calentar lo de abajo del ombligo.
Yo soñaba que quería soñar contigo,
sólo contigo...
Eso somos tú y yo, el cielo y el suelo,
putadas y amor, pereza y desvelo,
lija y terciopelo..

9 comentarios:

Máximo Cano 23 de agosto de 2012, 7:14  

Me gusta como escribes. Me gusta tu estilo.
Saludos.

Miss Frenesí 23 de agosto de 2012, 13:21  

Nunca sabes qué te deparará el verano, qué sorpresas tiene escondidas en él.
Me alegro que todo fuera así, que conocieras a tantas personas que valen la pena y que todas las situaciones te ayudaran a crecer.
Un beso enorme bonita :)

Forgotten words 23 de agosto de 2012, 14:03  

Creo que no hay ningun otro texto en este mundo de blogguer que consiguiera sacarme la sonrisa que tu texto ha hecho, ya que no hay nada como leer que alguien a resurguido de sus cenizas y lo ha hecho mas fuerte y segura que nunca ;) me encanta

Summer 26 de agosto de 2012, 1:11  

Llegué a este blog por una amiga, y tras leer esta entrada anuncio que vengo para quedarme. Quizás no ha sido el verano que pensabas, pero qué verano... ansiosa de seguir sabiendo qué tal continúa agosto.

Un saludo.

Pedro R. 31 de agosto de 2012, 11:45  

Cuidado: que se te quema el sur! No soples ni llores. Sólo, cuando regreses, traeme un puñado de ceniza para escribir con ellas un verso con tu nombre en una pared de Madrid. Mientras tanto, te recuerdo desde Barcelona.

ohma 5 de septiembre de 2012, 15:50  

Casi como un mini diario que se lee con gusto.
Saludos.

Johan Carrera 1 de octubre de 2012, 16:17  

me gusta la manera en que escribes..

como te llamas? por mas que busco no lo encuentro..

saludos dsd México..

" a veces pienso que es un don..olvidar.."

emiliano 12 de octubre de 2012, 20:58  

ni fáciles, ni como las imaginamos.
las cosas nos sorprenden siempre.

(buenas composiciones fotográficas)

La chica que dibuja corazones sobre la I 16 de diciembre de 2012, 14:39  

me recuerdas a mi hace dos veranos, te deseo mucha suerte!

X