jueves, 29 de septiembre de 2011



De nada sirve un corazón de hielo: al final termina derritiéndose también.

9 comentarios:

Asereth Vamp 29 de septiembre de 2011, 14:15  

¿Y qué, sin el amor, haríamos?

Srta.While 29 de septiembre de 2011, 14:52  

(la verdad es que sí, mejor tenerlo de hierro, aunque en ese caso habría que tener al fuego bien lejos)

Crêpes.

tresor 29 de septiembre de 2011, 15:02  

Amen.

Hiroshima 29 de septiembre de 2011, 15:41  

Prefiero un corazon de carne, de esos que simplemente se devoran a si mismos. Prefiero mil veces el calor que el frio en la sangre, aunque no pueda ir a tierra de clima calido. Prefiero sentir que ser estatua, al final... queda la vivencia y hasta algo mas. :)

susy luk 29 de septiembre de 2011, 17:52  

puf!
y nada mas!
:)

Ardid 29 de septiembre de 2011, 22:51  

Totalmente cierto. Beijinhos.

Sasha Rouge 30 de septiembre de 2011, 0:04  

El mío está a temperatura ambiente. Ni frío ni calor: perfecto para sobrevivir, y preparado para arder cuando sea necesario :)

La Maga 30 de septiembre de 2011, 5:09  

La amé

Fernanda 30 de septiembre de 2011, 5:12  

Maldita sea.