martes, 31 de mayo de 2011


Ven, anda, que te invito a un café. Y mientras te lo bebes recuérdame cómo eran aquellos veranos de horas interminables en la piscina. Porque nosotros no nos arrugábamos: eso se lo dejábamos a los demás. Cuéntame cómo nos dimos nuestro primer beso convirtiéndolo en nuestro primer tatuaje. Recuérdame cómo nos dejábamos deshacer por el calor, cómo nos convertimos en creadores de realidades alternativas a tiempo completo y coleccionistas de frases desgarradoras en nuestros ratos libres. Vuelve a contarme ese cuento en el que dos adolescentes quemaban todos sus miedos en hogueras de verano, cuando la noche más corta se hacía interminable. O cómo nos bastaba andar descalzos por la casa para cosernos las sonrisas en todas las costuras de nuestras camisetas. Dime en qué segundo exacto decidimos que 'dieciséis' sería nuestra palabra preferida.

Y después de todo eso, explícame cómo hemos llegado hasta aquí. Anda ven, que te invito a un café.

14 comentarios:

Forgotten words 31 de mayo de 2011, 13:38  

Que bonita historia!! La verdad es que a veces pensamos que esas relaciones son para siempre y que nada ni nadie puede cambiar, pero a veces vemos como nos distanciamos y nadie puede hacer nada para evitarlo, pero yo si creo en esas relaciones para siempre, porque aunque el distanciamiento sea inevitable, tambien podemos pararnos e invitarle a tomar un cafe y reanudar de nuevo :)

Lucía 31 de mayo de 2011, 14:21  

Verdaderamente me encanta como escribes, sigo tu blog desde hace tiempo y me gusta un montón. Haces que reviva momentos de una manera indescriptible. Gracias de verdad,http://lomuevesexxy.blogspot.com/

Clara 31 de mayo de 2011, 15:22  

Que te lo cuente, porque no se entiende cómo se crece, y de repente todo ha cambiado.
Me encanta.

Un besin

Laura 31 de mayo de 2011, 15:30  

Davinia, muy bonito. Acabo de leerlo y es como si te hubiera contado parte de mis 16 años también...y lo hubieras escrito con los ojos cerrados.
Un beso guapa.

A's consumed candle. 31 de mayo de 2011, 16:34  

Precioso, a la par que melancolico...

Vicko 31 de mayo de 2011, 16:42  

Sencillamente hermoso!
Nos vemos en algún café.
Tchau

91problemz 31 de mayo de 2011, 20:06  

Lo mejor es no tener tiempo para recordar por estar ocupado creando ese tipo de recuerdos.

Juyou 31 de mayo de 2011, 22:59  

ojala hubiera respuesta para eso, como hemos llegado hasta aqui??
:)

. . . 31 de mayo de 2011, 23:33  

Me encanta. No puedo decir más...

eLena 1 de junio de 2011, 6:19  

Que maravilla es tener recuerdos a base de un café. No pudo haber quién lo escribiera mejor.

Petite Mademoiselle 2 de junio de 2011, 22:09  

Comprendo la inspiración del café, es, simplemente la perfección bebida. Besos.

un par de lacasittos 4 de junio de 2011, 20:26  

Qué bonito por favooor!=)

Tardes Verdes 4 de junio de 2011, 22:04  

Un buen mocca doble con dulce de leche! Una gran tarde.

Princesa Guerrera 5 de junio de 2011, 0:03  

explícame como hemos llegado hasta aquí... me gusta esa frase, encierra todo lo q he estado pensando últimamente; q podría resumirse simplemente en la historia q contaste previamente