viernes, 10 de diciembre de 2010

Como dice mi compañero de batallas blogueras, el señor R. y su madrugario, no pienso entrar en detalles sobre cómo ha sido este 2010. Hay canciones que hablan por sí solas... (cuánta razón tienes, amigo).


ENERO

Soñé que me metí en tu cama tras un festival de invierno.
Y ahora ya no sueño nada, ya ha pasado mucho invierno.
Y no sé como es tu cama, ni cómo suda tu cuerpo.
Me he quedado con las ganas y tú te has quedado conmigo.

FEBRERO

No hay nostalgia peor que añorar
lo que nunca jamás sucedió.

MARZO

Hablemos para no oírnos, bebamos para no vernos.
Hablando pasan los días que nos quedan para irnos,
yo al bucle de tu olvido, tú al redil de mis instintos.
Maldita dulzura la tuya.

ABRIL

Recuerdo que sopló la luna llena en pleno día
y entre aquellas nubes vislumbraste la estrella polar.
Y algo más.
Madelmans haciendo slalom haciendo por tu cuello
Aire que se lleva tus misterios, hacia el sur se van.

MAYO

Give me a coin and I'll take you
to the moon...

JUNIO


Sometimes the strongest and most wonderful things
are those we cannot see...

JULIO

A que no sabes dónde he vuelto hoy...
Allí donde solíamos gritar. /
/ Yo seré tu euforia y tu incondicional...

AGOSTO

No sé cómo te atreves a venir a decirme que me quieres.

SEPTIEMBRE

Y ahora coge sus tacones y la noche empieza a arder.
Tú cuidado con lo que dices que está hecha de cicatrices.
Es el verbo en carne viva, es la mujer elegida.
No la busques, déjala. Para ya , para ya.
Vive tu vida también.

OCTUBRE

Vaya pesadilla. Corriendo con una bestia detrás.
Dime que es mentira todo, un sueño tonto y no más.
Me da miedo la enormidad donde nadie oye mi voz.

NOVIEMBRE

Te odio por los días que has estado sin estar dentro de mí.
Te odio por dejarme a medias antes de llegar al éxtasis.
Te odio por tu boca que carece de verdad. Y sigue así...
Te odio como nadie en este mundo te odiará.
Te odio como no se puede odiar a nadie más.
Te odio porque siempre sigues, siempre sigues, siempre sigues ahí...

DICIEMBRE

Hay cosas que tenemos que aprender,
yo a mentir y tú a decirme la verdad,
yo a ser fuerte y tú a mostrar debilidad,
tú a morir y yo a matar.

2 comentarios:

Maik Pimienta 15 de diciembre de 2010, 18:16  

La frase me parece de lo más romántico que he escuchado en mucho tiempo, de "los seis días": Te odio como no se puede odiar a nadie más. Bonito blog, creativo, me gusta, mucho. Saludos (bien por tu gusto musical)

Tardes Verdes 19 de febrero de 2011, 2:03  

Me das miedo..