lunes, 7 de diciembre de 2009

Por fin me he decidido. Por fin he empezado las (mis) reformas. Comenzaré a cambiar la iluminación de toda esta habitación. Ya ha habido demasiada oscuridad. Quitaré esa alfombra de terciopelo para dar paso al frío suelo. Porque ya se me había olvidado cuánto me gusta andar descalza por la casa. La decoración es otro punto. Los cuadros que quedaron colgados en el corazón serán sustituidos por otros, pero en el pasillo. Porque a los terremotos de dentro (que algunos osan llamar taquicardia) no los consiguen vencer ni los gigantes.
Enero está cerca. Está a un cuandomenosteloesperas. Y este enero va a ser igual que los besos: los mejores son los que llegan sin avisar.

Y no podrás entrar.
No podrás entrar hasta que la pintura se haya secado.
No podrás entrar hasta que las cosas hayan encontrado su lugar.
No podrás entrar hasta que ya no quede vacío.

Sí, de momento, esto está cerrado.

8 comentarios:

JotaEfe 7 de diciembre de 2009, 23:33  

Adelante con las reformas. Yo estoy igual. Como te puedes imaginar, es cuestión de meses. Uno se da un plazo pero, al final, los últimos retoques se extienden por un par de meses más.
Pero no hay prisa, hay que asentar bien los cambios y que la nueva estructura y decoración no se venga abajo. Y, sobre todo, que nos sintamos bien con nosotros mismos.
Un abrazo.

Lorena G.B 7 de diciembre de 2009, 23:45  

La gente reforma su alrededor para sentirse mejor con respecto a otra persona o acontecimiento. Para notar que ha habido un cambio. Para concienciarse de que lo que antes nos hacía sufrir ha de cambiar.

Estoy orgullosa de tus reformas :)

Bordencanto. 7 de diciembre de 2009, 23:50  

REdecorar,cambiar los muebles de sitios,los de dentro y los de fuera...no hay mejor manera de cambiar.Que todo cambio fuera para mejor... :)

Diario de nuestros pensamientos 7 de diciembre de 2009, 23:53  

ais.. pues si q me gusta esa idea de cmabiar los muebles de tus adetros.

Dara Scully 8 de diciembre de 2009, 0:40  

deja un trocito del alfombra, que a veces el suelo está demasiado frío.


miaubonito

Estepa Grisa 8 de diciembre de 2009, 1:05  

Me encanta hacer reformas: el olor a pintura, las camisetas manchadas de barníz, las ventanas abiertas para que todo se seque bien...
Disfrútalas.

Nerea 8 de diciembre de 2009, 14:58  

Mejor hacer una buena reforma, antes que él lo estropee todo. Te entiendo mejor de lo que crees. Te sigo vale? Un besazo enorme!

ele* 8 de diciembre de 2009, 17:26  

esta bien eso de que enero llega como los besos, que son mejores cuando llegan sin avisar. totalmente de acuerdo.
por cierto la foto de tu post anterior es muy sugerente!!