lunes, 27 de diciembre de 2010


Sí, lo admito. Me encanta ser la otra. Me encanta no ser el primer plato. Ni siquiera el segundo. A mí lo que me van son los postres. No creas que porque te vaya a regalar cuatro besos tontos y algún que otro orgasmo te voy a dar mi corazón. Estás hablando con la experta del escapismo y de las segundaspartesnuncafueronbuenas.

.autorretrato

10 comentarios:

Piccolo Cuore 27 de diciembre de 2010, 15:36  

Por una parte envidio a esas personas que van por la vida haciendo lo que se les antoja conociendo a todo el mundo y viviendo la vida sin ninguna aatadura, pero por otro lado me siento feliz de no ser ninguna de ellas, porque en realidad lo unico que hacen esas personas es huir de sus propios miedos y se pierden lo mejor de esta vida que es estar ligado a alguien, el amor :) te sigo :) http://pequeniocorazon.blogspot.com/

Me llaman octubre... 27 de diciembre de 2010, 17:30  

ni lo uno ni lo otro. yo no voy por la vida haciendo lo que se me antoja en el sentido que lo estás diciendo. trabajo mis 8 horas diarias y el resto de mi tiempo lo distribuyo como quiero. y, a día de hoy, quiero disfrutar ese tiempo en solitario o con mis amigos y mi familia. el "ligarme" a alguien es lo que no comprendo y no quiero. quiero caminar sin sentir las cuerdas de algo que me esté cortando mi libertad.

no sé lo que pensaré mañana. pero hoy no quiero ser la protagonista de la vida de nadie excepto de la mía.

... y me cogía la cabeza y la metía en su jersey. 27 de diciembre de 2010, 19:56  

Personas así... nos encantamos con nosotras mismas, aunque a veces se cuelen días de color sepia y lágrimas con síndrome de suicidio, pero el resto del tiempo... escapamos, huimos, ejecutamos acciones de valentía... para sentirnos dueñas de nuestras propias goteras, pero qué coño le importa a la gente de lo que ocurra en tu casa. Se cierra la puerta después del polvo, con las Converse en la mano para no hacer ruido... y a tomar por culo.

Maik Pimienta 27 de diciembre de 2010, 20:34  

Je...cómo se nota tu "Loveoflesbianismo" en tus expresiones. Confirmo aquí que SI sabia quién eras en el otro post. Tengo ojos. Y soy curioso. Y con tu autoretrato me reafirmo en mis convicciones. Me encantas. En otro orden de cosas, lo de ser segundo o quinto plato está bien, sólo depende el momento y la situación. Otra cosa, como bien dices, es hacer órdago (que no orgasmo) con el corazón, ponerlo en la mesa....y que te igualen la apuesta. Eso es LO MÁS.

Me llaman octubre... 27 de diciembre de 2010, 20:39  

sí, iba a poner que lo mío eran las maniobras de escapismo. pero creo que experta del escapismo también queda bien ;)

te encanto? me alegro muchísimo :) a mí es que no me gusta apostar. quizás por eso no pueden igualar mi apuesta (porque no la hay).

o tal vez no... quién sabe! esto sólo es un blog. y la que lo escribe es Octubre.

un besote!

Belén 27 de diciembre de 2010, 22:20  

Es que claro.. muchas veces es mejor ser hasta lo que está fuera del menú!

Besicos

aiGi.boGa 28 de diciembre de 2010, 0:16  

Oie Lunares, no fui capaz de leer el texto de un tirón...Huir de miedos¿? Yo huyo de la vida que pasa mientras haces planes...No quiero entrar en debate con mi visión pesimista del amor...Se está muy bien "postreando" algún que otro día y gobernando tú (mi) propia vida. feliz navidad y demás hierbas! :D

Lara 28 de diciembre de 2010, 0:45  

muy genialosa la entrada...
me too. compromisos cero, diversión multiplicada por mil!

Nacho Sánchez 29 de diciembre de 2010, 18:00  

Se juntaron el hambre con las ganas de comer.


p.d.:gran trabajo el tuyo

Lidiaa Doble Eme. 13 de febrero de 2011, 19:52  

Simplemente me encanta. Te sigo, si no te importa. :)